jueves, 11 de diciembre de 2014

Carmen Cortés en la Fundación Cajasol

No vamos a descubrir ahora quién es y qué significa para el flamenco Carmen Cortés (Barcelona, 1957). Desde hace años Carmen forma parte de su historia. En 2009 escribimos, al incluirla en nuestra Historia del baile Flamenco (Volumen III, págs. 171-185), “Carmen Cortés es una bailaora representativa de los aires de creatividad y renovación que vive hoy el baile flamenco. Posee una sólida formación, que se asienta en todas las escuelas de la danza. Ha interpretado a Falla y ha encarnado papeles míticos de la literatura universal. Ha bailado al son de la música de jazz y ha hecho flamencos sus sonidos. Y, por si fuese poco, ha enriquecido el patrimonio del baile jondo con su granaína, su milonga y su vidalita”.

Anoche ofreció en la Fundación Cajasol un recital bastante escueto, caracterizado por la sobriedad. Comenzó con una seguiriya algo fría. Fue un baile de laboratorio, que parecía hecho en un estudio. Yo creo que una bailaora de su categoría no puede subirse a un escenario con un vestidito de andar por casa. 

Por seguiriya. Foto: Remedios Malvárez

Menos mal que después nos sedujo con su granaína, un conjunto de imágenes, a la par clásicas y bellas.

Por granaína. Foto: Remedios Malvárez

Remató por soleá y volvimos a disfrutar con la versión personal de su escobilla, una página musical de conservatorio. Un goce poco común hoy que tanto se aporrean las tablas a base de continuos zapatazos sin ton ni son.

Por soleá. Foto: Remedios Malvárez


Vino acompañada por Jesús de Rosario a la guitarra, Jónatan Fernández y David Carpio al cante y Rafael Serrano a la percusión.

                                                                                                      José Luis Navarro.